Tres Viejos Y El Mejor Deporte Del Mundo.

Tres Viejos Y El Mejor Deporte Del Mundo.
Termine en la cocina del club, la señora gorda con su sonrisa extraña, fumaba mientras miraba como los tres viejos que me rodeaban se divertían conmigo.
Esa tarde (siempre iba al club porque queda cerca de mi casa) termine de jugar al fútbol con mis amigos y me quede para tomar una gaseosa en la confitería del club. Escucho que alguien dice “eh pibe!” y me doy vuelta, había tres hombre de unos 60 para arriba jugando al pool, me hacen señas que vaya. Uno flaco de barba canosa me dice : – Queres jugar? así hacemos dos contra dos -. Les explico que casi nunca había jugado y era malisimo, no importa contesta el otro, el mas viejo de los tres, “en la vida hay que aprender”. Empezamos el juego y me doy cuenta que lo único que no les importaba era el juego mismo, ellos eran malos, yo también, solo hablaban de política y de todo lo imaginable, se quejaban que la juventud no aprendía nunca, “ademas ahora todos son gays” decían, “en este equipo seguro que la mitad es puto y ni nos enteramos!”. El mas callado y serio dijo: – igual ustedes tendrían que probar para opinar- y me miro de reojo. Los tres rieron y me preguntaron que opinaba, les dije que no sabia si había gays o no en el club, “que se yo?” me dicen: -No… Que opinas de que hay que probar?” me quedo pensando y digo: -soy un adolescente, no se-. Los tres rieron otra vez ante mi respuesta y el mas serio miro a los otros dos a los ojos y se fue sin decir palabra. Seguimos jugando y al rato vuelve y me dice: -Te llama Marta, dice que tiene unas cajas que mover y son pesadas, y yo no puedo ayudar vos que sos pibe dale una mano-. Fui a la cocina, Marta estaba ahí, la conocía habíamos intercambiado algunas palabras de vez en cuando. Me mira y me dice: – No tenes un solo pelo en las piernas y pareces mas chico, tenes cara de nena-. Se sonríe y exhala el humo del cigarrillo, -Te estoy jodiendo, es broma, veni ayúdame que no termino mas sino- dijo.
Cuando terminamos, me di cuenta que ya estaba oscuro, marta dijo que eran las 19 hs -Como pasa el tiempo- dijo mientras se rascaba una de sus grandes tetas. Sonrió y se bajo su remera, saco su teta y me la mostró diciendo:- Te gustan las tetas? igual hoy no vas a probar una-. Yo no entendía su comportamiento, me asusto y sin decirle nada salí de la cocina. Estaba todo vacío, salvo por una mesa donde los tres viejos tomaban vino. me ven y me dicen: -Donde vas tan temprano? te queremos ver jugar. les digo que ya es tarde, que tengo que ir a mi casa, pero el mas viejo me pasa la mano por el hombro y me dice en tono suave y casi lastimoso:- Mira, somos viejos, hacele el favor a tres pobres viejos de ver un cuerpo de atleta pateando la pelota, nos recuerda a nosotros a tu edad-. Ante eso me quede sin poder decir nada y deje que me guiaran a la pequeña canchita de fútbol cinco, Marta traía una pelota y una cámara de fotos. Agarro la pelota y empiezo a patear al arco y los viejos aplauden, Goool!!! gritan, estaban muy entusiasmados, agarro la pelota, eludo a jugadores imaginarios y defino cruzado con un tiro potente!!! Goool!!! dicen los viejos. Yo ya estaba por ir a hacer el gol en el otro arco, cuando uno dice:- Espera! sacate la remera, así jugábamos nosotros-. Me saco la remera y sigo jugando, a todo esto notaba los flashes de la cámara de Marta y me hacían compenetrar mas en mi imaginación de una cancha, los fotógrafos, el publico y la fama. Hasta que otra vez:- Para, sácate el pantalón, así vemos tus fuertes piernas de promesa de crack-. “Raro” pienso, pero me saco el pantalón y sigo jugando en slip, excitado por como me admiraban y pensando en mi sueño de alguna vez jugar en primera.
Hasta que… “Para” dijo el mas viejo, se acerca y me dice: – Mejor desnudo, así se ve mejor el cuerpo de un hombre de verdad-. Lo miro y antes de que pueda decir no, me aprieta con fuerza el bulto bajo mi slip y mirándome a los ojos se agacha y me saca los calzoncillos. Me quedo ahí desnudo, la pelota a mis pies, Marta sacando foto tras foto, y ellos expectantes… Estaba excitado por el juego, reconozco que esa excitación se trasladaba poco a poco a lo sexual, entonces seguí. Iba de una arco al otro, con mi pene moviéndose, gambeteando a jugadores famosos en mi cabeza, me daba pases imaginarios Messi, y yo convertía el gol, mientras los viejos miraban mi cola cuando pateaba la pelota. Me insulto Cristiano Ronaldo por no pasársela pero no me importo y eludí al arquero y definí yo. “Gooool!!!” gritaban los viejos, mientras Marta fumando sacaba fotos de mi pene moviéndose de un lado al otro. Cuando estaba por hacer el gol después de un genial pase del mejor, Roman… Los viejos: “Para!”. Los miro y se están yendo y me hacen una seña que los siga. Ellos tenían mi ropa, así que fui desnudo tapándome con las manos, por suerte no había nadie y fuimos a la cocina.
Me miran y me dicen:- Tenes un lindo cuerpito, se ve bien, ahora queremos ver si se siente bien-. Me rodean los tres y el mas flaco atrás mio me agarra un cachete de la cola y me lo aprieta, el canoso se acerca y me besa en la boca mientra agarra mi pene fláccido, mientras el mas viejo de los tres se empieza a desabrochar el pantalón. Siento su lengua moverse loca en mi boca, pero me gusta. El flaco de atrás mio me abre las nalgas y me pasa la lengua en el agujero de mi culo, me curvo para que pueda lamerlo mejor, el mas viejo me pasa la mano por el cuello y el pecho (mientras el otro me sigue besando) y me aprieta las tetillas, miro hacia abajo y veo su pene, de un tamaño muy grande, al final el mas viejo tenia la mas larga de todas, pensé. El que me besaba, deja de hacerlo y me agarra del pelo y me inclina hacia la pija del mas viejo, hacia esa pija grande aun sin erección, la empiezo a chupar y cuando la agarro con la mano, el viejo me la quita, me saca la mano para que solo use mi boca. Los dos restantes se bajan los pantalones, saboreo esa pija mientras crece en mi boca, el viejo con las dos manos empuja mi cabeza y me mete toda la pija adentro, hago arcadas y se llena de saliva mi boca y cae al piso, el viejo se queda unos segundos así, con su pene bien adentro de mi boca y lo saca.
Me mira y me dice: -Este es el mejor juego del mundo-. Siento como algo mas grande que un dedo se apoya contra mi ano, miro y el viejo flaco de rodillas esta por probar mi culo virgen, de a poco apoya su pene y va entrando y abriéndome. No puedo decir que dolió, solo sentí como se estiraba mi esfinter, creo que mi cola siempre estuvo preparada. Me empieza a coger, me agarra de mis caderas se mueve a una gran velocidad, no parecían viejos ya. El que me besaba, se masturba mientras miraba como me cogían los dos, uno por la boca y el otro por el culo. De pronto el flaco pasa de agarrarme la cadera a agarrar mi pecho como agarrando mis inexistentes tetas y me aprieta contra el, me lleva contra su cuerpo y me chupa el cuello mientras intenta dejar su pene lo mas dentro mio posible y me llena de su semen, se que esta acabando y quiero visualizar como sale gran cantidad y se queda dentro mio bien profundo. Después le toca el turno al canoso, todavía con la leche goteando de mi cola mete su pene y me coge bien cogido y después de un rato largo acaba dentro, también en gran cantidad imagino, porque siento la cola muy caliente y llena y siento como gotea el semen que no puede contener mi culo penetrado. El mas viejo, frente a mi todo el tiempo, tocándose el pene erecto me dice que abra la boca “no te voy a coger, esta pija es para los que juegan en primera”. Abro la boca y acaba tirando su leche embocando el primer lechazo directo en mi boca, en mi mejillas la segunda tanda de semen y por ultimo casi cae en mi ojo. La mete en mi boca diciendo que se la limpie, y que después se la limpie a los otros dos, y así lo hago.
Se juntan a un costado y se van subiendo los pantalones, mientras yo me quedo sentado en el piso, desnudo y cansado, por el fútbol y por como me rompieron el culo.
Ahí la veo a Marta, esta contra la pared fumando, me había olvidado de ella, tenia la cámara en una mano, me dedica una media sonrisa a lo “Naranja Mecánica”, solo levantando el labio del lado izquierdo.
Los viejos se van, me dan un beso al despedirse y me dicen que vaya a jugar al pool con ellos cuando quiera. Me quedo con Marta (que ya no parece Marta) me dice:- Sabia que te iba a gustar, ahora me tengo que ir, vos también anda-. Estoy saliendo y me dice: -Por casualidad sabes jugar a los dados? porque llamo tu mama preocupada y le dije que estábamos jugando a los dados, se quedo tranquila-. Gracias, le dije y salí de ahí. Yendo hacia mi casa estaba pensando que el fútbol es el mejor deporte de todos, cuando de repente un pensamiento me invadió como una flecha perdida que cae por azar pero directo al corazón, no recordaba haber visto a Marta fumar nunca y siempre la veía en el club. Hasta que me dormí esa noche ese pensamiento volvía a mi, sin saber porque importaba tanto, como el otro pensamiento, que volvería a buscar semen por siempre.
Ah, todos los años siguientes que vi a Marta en el club, ni una sola vez la vi fumar…

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir