Soy sus Manos y Algo Más – Cap.8 – Final

Soy sus Manos y Algo Más – Cap.8 – Final
Capitulo 8.- Por complacer a mi hijo me entrego a todo

Lisa y Jenny salieron desnudas al jardin bajo la brillante luz del sol… Adam y Tim estaban en una conversación animada, aparentemente sobre sexo, pues Adam hacía movimientos de empuje con su pelvis y Tim asentía y se reía.

Jenny se llevó dos dedos a la boca y emitió un fuerte silbido… Cuando las cabezas de ambos se volvieron hacia donde se produjo el sonido, sus mandíbulas cayeron al ver tanta carne femenina en exhibición… Lisa echó un vistazo a la casa del vecino, imaginando que John quiza estaría escondido detrás de las cortinas con la boca abierta.

– “¿Alguien quiere unirse a nosotras en el jacuzzi?”, les dijo Jenny tímidamente… De inmediato, Adam y Tim se pusieron de pie en un abrir y cerrar de ojos… – “Trae mi bolsa, Tim, por favor?”

Lisa abrió el camino hacia la zona de la bañera de hidromasaje, repartiendo cervezas a todos… Se dio cuenta de que Jenny no mostraba ninguna reticencia a estar desnuda y mostrar sus cicatrices a los muchachos… Claro que Tim estaba íntimamente familiarizado de verla así, y Adam la había visto en la unidad de quemados… Sin embargo, Adam sí le miró con lascivia los pechos desnudos y el culo, y sus ojos se abrieron de golpe al ver el tremendo monte de Venus peludo de su amiga.

– “Gracias”, dijo Jenny, cogiendo su bolso de piel de ante que le trajo su hermano… “Vosotros llevais ropa y esta es una zona nudista!”, les dijo a ambos.

Adam, en apenas dos segundos se quitó la ropa y su enorme polla ya había resucitado, a pesar de que Lisa se la había chupado 10 minutos antes… Tim fue más lento, desabotonó su colorida camisa y la colgó de un gancho en la valla… Luego hizo lo mismo con sus pantalones cortos… Lisa casi se rió de su ropa interior blanca como la seda mientras tímidamente le daba la espalda y se la quitaba… Ella vislumbró su polla erecta y gorda cuando él se giró pero rápidamente entró en la bañera y quedó oculta… Estaba un poco decepcionada de que no haber podido verla bien… No había visto otra polla, además de la de Adam, desde hacía bastante tiempo… Pero no importaba, tenía la certeza de que muy pronto se la iba no sólo a ver, sino a disfrutar con ella dandole una buena mamada e incluso se la metería en su coño… Una nueva emoción la recorrió al pensarlo.

Jenny, mientras tanto, buscó en su bolso y sacó una botella de protector solar.

– “Adam, ¿serías tan amable de ayudarme con esto?”, le preguntó dulcemente.. Como es natural, él aceptó con entusiasmo… Ella apretó una cantidad generosa en su mano. “¿Me pones en la espalda mientras yo hago mi cara?”, le indicó… – “Procura que mi cicatriz este bien protegida, por favor… Es sensible al sol, como sabes.”

Jenny terminó su cara mucho antes de que Adam terminara de frotarle la espalda lentamente… – “Lisa, ¿te gustaría hacer mi frente?”, le preguntó, haciendo un guiño malicioso mientras un obviamente decepcionado Adam titubeaba detrás de ella.

Lisa bebió un trago rápido de su cerveza y la dejó en el suelo antes de situarse frente a la chica… Extendió su mano en busca de una porción de crema, ignorando la mirada cruzada que Adam le daba.

– “Mis manos pueden estar un poco frías por las cervezas”, le advirtió Lisa mientras las frotaba… Cuando ella se los puso en el pecho de Jenny, la chica dio un pequeño salto y rió antes de un delicioso suspiro cuando las manos de Lisa bajaron por la parte exterior de sus pechos, hasta su ombligo, y luego de vuelta juntos al centro de su pecho… Lisa puso la crema en su suave piel, haciendo círculos cada vez más pequeños hasta que sus manos masajearon con lascivia las tetas de Jenny.

Pareciendo abatido, Adam dejó caer sus manos y comenzó a retroceder, pero Jenny se echó hacia atrás para agarrar sus muñecas… Ella lo apretó contra su espalda y le dijo:

– “Creo que estás un poco demasiado atrás, ¿te importa si yo te froto un poco?”, le dijo Jenny…Adam, por supuesto, no se opuso… Lisa y Jenny compartieron una pequeña sonrisa por este comentario.

Lisa dio un paso atrás para ver como Jenny guió las manos de Adam hacia sus pequeños pechos ya untados de crema para que disfrutase palpandoselos apretada a ella por detrás.

Lisa no estaba demasiado preocupada por las quemaduras solares… Había desarrollado un bronceado total durante el verano ya que su hijo y ella habían estado siempre desnudos en el patio trasero… Sin embargo, se pasó un poco más de bloqueador solar por los hombros y la parte superior del pecho.

Adam había crecido en los últimos meses y medía cerca de 180 cm de altura… Le pasaba más de su cabeza a Jenny, por lo que su pene erecto quedaba por encima del culo de ella mientras la abrazaba… Las yemas de sus dedos palpaban sin recato alguno sus tetas y su madre le vio como sonreía mientras la sobaba.

Lisa sintió una punzada de celos, pero la sofocó cuando se volvió para sonreírle a un Tim sentado sólo en la bañera… Ella entró en el agua, se acercó a él y le dijo:

– “¿Puedo ponerte crema en la cara y los hombros?”, le preguntó, levantando sus manos desordenadamente.

Con una amplia sonrisa, Tim asintió, dejando de lado su cerveza mientras Lisa se adelantaba para sentarse sobre sus piernas… Él, se quitó las gafas y cerró los ojos, permitiéndole frotar ligeramente las mejillas, la nariz, la frente y el mentón… Terminado esto, él volvió a ponerse las gafas y la miró con timidez mientras ella colocaba el resto de crema en sus hombros y parte superior del pecho.

Lisa estaba un poco sorprendida de lo fuerte que era… Lo que había pensado al principio de conocerlo de ser un chico grueso, sin ninguna musculatura, fue una apreciación, equivocada… En realidad parecía tener la fuerza de un levantador de pesas olímpico.

Y además, era muy peludo… Su hermana le había dicho que era un chico peludo… Y lo era… Tim tenía una espesa mata de pelo en el pecho, brazos y hombros… Incluso su espalda era peluda… Era como un gran oso de peluche.

Lisa dejó que sus tetas se sacudieran en el rostro de Tim cuando se inclinó para frotarle con la crema en la parte posterior de sus gruesos hombros y cuello… Cuando ella terminó, mantuvo sus brazos alrededor de su cuello mientras se sentaba en su regazo, sonriéndole alegremente… Ella, por primera vez, sintió su dura polla tocar su vientre justo por encima del coño.

– “¿Estas preparado para que te dé una buena mamada?”

Su cara se puso roja, pero sonrió de oreja a oreja… Miró nervioso a su hermana, haciendo que Lisa echara también un vistazo por encima del hombro… Adam aún sostenía a Jenny, riendo y hablando mientras esta le frotaba los hombros y el pecho y Lisa sintió de nuevo otra punzada de celos… Para olvidarlo, se volvió hacia Tim, alargando la mano para agarrarle su polla.

– “Subete arriba de la bañera”, le dijo con un sugerente guiño.

Nervioso pero emocionado, Tim se puso de pie para luego sentarse en el borde de la bañera… Se inclinó hacia atrás cuando Lisa le separó las rodillas y se puso arrodillada entre ellas… Tim estaba conteniendo la respiración y el sudor le corría por la cara, pero Lisa no se dio cuenta: sus ojos estaban mirando su dura erección.

La polla de Tim era de tamaño medio, probablemente mediría alrededor de 16 cm, pero su grosor era mayor de lo normal… Los dedos de Lisa no alcanzaban a rodearlo con la mano.

Lisa se inclinó y comenzó a girar su lengua alrededor de la cabeza de su gruesa polla y luego se la llevó a la boca. Era tan gruesa que no podía meter más de la mitad en su boca, por lo que optó por chupársela con fuerza… Los gemidos de placer de Tim fueron tan fuertes que llamaron la atención de Adam y Jenny.

“¡Whoa!” escuchó exclamar a su hijo, seguido de un excitado chillido de Jenny… Hubo un chapoteo cuando los dos entraron al jacuzzi, pero Lisa los ignoró por estar entregada a dar placer a esa gruesa polla que tenía entre sus manos… Ella no disminuyó la velocidad ni prolongó la mamada como antes hizo con su hijo Adam… Le chupó la polla fuerte y rápido y en poco más de dos minutos, Tim se corrió.

Como Jenny le había dicho, la descarga de semen de Tim no era como la de su hijo Adam… Era más bien un exudado abundante pero no un chorro… Sin embargo, cuando terminó y todo su cuerpo se relajó, aún le soltó en la boca una buena descarga de semen espeso y salado.

Luci dejó que su pene se deslizara poco a poco fuera de su boca y tragó su semen, sonriendo ante la cara satisfecha de Tim… Ella le dio un beso a su desinflado pene y luego retrocedió… Cogiendo su cerveza, lavó el semen con un trago profundo y luego se acomodó en un asiento, moviendo su cola de caballo por el costado mientras se relajaba en el remolino de agua.

– “¿Cómo fue eso, hermano?”, le preguntó Jenny.

– “Genial”, murmuró con una sonrisa tímida mientras se relajaba en la bañera.

– “¿Es mejor que yo?”… Ella hizo un puchero… Tim, sin saber cómo responder, su rostro se sonrojó por la vergüenza, haciendo que su hermana se riera… – “No importa, sé que ella te la mama mejor que yo, pero estoy tomando notas para la próxima vez”… Y todos rieron de la ocurrencia.

Siguió un largo silencio, un poco incómodo, mientras todos bebían su cerveza… Los labios de Lisa aún hormigueaban por la mamada mientras bebía de su botella… ‘Maldición’, pensó mientras separaba sus piernas y ahuecaba su coño hambriento bajo el agua, tras haber chupado dos pollas en menos de media hora… Entonces notó que Adam tenía los ojos cerrados y la cara en blanco… Y es que Jenny, sentada a su izquierda, sostenía su cerveza sobre el agua con su mano izquierda, pero su derecha no se veía por ningún lado.

Jenny notó a Lisa mirándola y se sonrojó… Ella levantó las cejas ligeramente, cómo haciéndole una pregunta… Lisa le dio su asentimiento con un movimiento de cabeza… Estaba masturbando a su hijo bajo el agua… ‘Juega con su polla… ¡No te culpo por ello!… Disfrutad los dos’, pensó.

Con una enorme sonrisa, Jenny apartó su cerveza y se giró para subir al regazo de Adam… Puso sus brazos alrededor de su cuello, sonriéndole ante su expresión de sorpresa y luego se inclinó para besarlo… El beso se demoró, porque Jenny estaba sentándose sobre la polla de Adam y tenía que acoplarse muy bien.

Para Lisa, era evidente que la gran polla de su hijo estaba entrando en la vagina de Jenny… Ambos gimieron mientras ella se la insertaba lentamente… Lisa sabía perfectamente cómo se debía sentir con esa gran polla clavada en su coño… Sorprendentemente, los celos que había estado sintiendo desaparecieron al ver a su hijo siendo follado por primera vez por alguien que no era ella… Y se tocó su coño mientras miraba fijamente como follaba la pareja.

Jenny finalmente rompió el beso, echando la cabeza hacia atrás y jadeando con esfuerzo mientras montaba la polla de Adam… Las manos de Adam palpaban su cuerpo joven, ahuecando su culo apretado, recorriendo su espalda arqueada, apretando sus pequeñas tetas… Ella abrazó su cabeza contra su pecho, gimiendo suavemente mientras le daba a chupar sus pezones rígidos y chasqueaba sus piercings a su lengua… En un momento dado, Jenny empezó a rebotar frenéticamente sobre él, al estar muy caliente y con ganas de correrse.

Lisa echó un vistazo a Tim, quien apartó su mirada del espeluznante espectáculo el tiempo suficiente para darle una sonrisa y encogerse de hombros… Ella le devolvió la sonrisa, feliz de que él no pareciera estar celoso de su hermana… Probablemente la mamada que le acababa de dar ayudó a ello.

Y Jenny de repente gritó, alcanzando el orgasmo… Su cuerpo se estremeció, abrazando fuertemente a Adam, que respondió a su abrazó y la apretó con la misma fuerza, mientras gimía… Lisa no pudo evitar frotarse su coño, mientras ofrecía una oración silenciosa de que la joven hippie llevaría algún tipo de control de embarazo, o al menos esruviera fuera del período fértil de su ciclo.

Jenny y Adam se besaron de nuevo, con ternura… Luego, ella se separó de él… Lisa también se estremeció y se acarició el coño mientras imaginaba como la polla blanda de su hijo se deslizaba desde lo más profundo de la vagina peluda y llena de esperma de Jenny… Cerró los ojos cuando se corrió una vez más, frotando su rígido y pequeño clítoris vigorosamente con un dedo… Ella creyó que lo hizo de forma escondida, pero cuando abrió los ojos todos la miraban y sonreían sabiendo que se había masturbado y corrido.

Ella se sonrojó pero les devolvió la sonrisa… Se encogió de hombros y bebió un sorbo de cerveza.

– “¿Alguien quiere un poco de marihuana?” Jenny rompió el silencio, poniéndose de pie para buscar su bolso… – “No te preocupes, tengo una tarjeta médica y lo tengo permitido”, le sonrió a Adam que la miraba con los ojos muy abiertos… Ella sacó dos bolsitas de plástico… “la tengo también comestible por si no quieres fumar.”

Lisa vio como Adam elegía una tipo chiclé de mascar, de una de las bolsas, y sonriendo se la entregó a ella para que la mascara… Estaba un poco indecisa ya que ni su hijo ni ella nunca lo había tomado… Pero esta era su fiesta y ahora ella era su esclava, no su madre, así que se metió el chiclé en la boca y masticó lentamente mientras todos los demás hacían lo mismo.

Cuando todos se recostaron y se relajaron, esperando llegar al extasis por la droga ingerida, Adam le dijo: “¡Lisa haz el truco de magia que sabes hacer en el jacuzzi!… Enséñaselo a Jenny.”

Lisa lo miró fijamente durante unos segundos antes de darse cuenta de lo que estaba hablando… Era el truco que le había enseñado a él hacia un mes, donde aspiraba agua por la vagina y se la chorreó en la cara.

Su rostro se sonrojó y con una sonrisa tímida, metió dos dedos y abrio su coño, llenándolo de agua… Levantó los pies, enganchando los talones en lados opuestos de la bañera y luego se levantó del agua mostrando su coño bien expuesto.

Jenny miró el coño expuesto de Lisa con una sonrisa de sorpresa.

– “¡Mira más de cerca!”, le instó Adam… Y Jenny se acercó.

Cuando ella estaba quizás a unos 20 cm de distancia, Lisa apretó y arrojó agua directamente a la cara de Jenny… La sorprendida chica saltó hacia atrás mientras Adam reía a carcajadas y Lisa se hundía en el agua… Jenny reaccionó encogimiendose de hombros mientras el agua goteaba por su sorprendido rostro.

Lentamente Jenny se secó la cara con la toalla y luego se inclinó hacia atrás la cabeza para mojar su pelo y alisarlo sobre su cabeza… Sonriéndo maliciosamente a Lisa, le dijo.

– “Hazlo otra vez.”

Incapaz de apartar la mirada de los ojos oscuros de la hermosa joven, Lisa chupó de nuevo agua, enganchó sus talones y se levantó… Después de una breve vacilación, apretó y arrojó el chorros de su vagina hacia Jenny… Pero esta vez, sin embargo, ella se lanzó hacia adelante, abriendo la boca para atrapar gran parte del agua que salía de su coño..

Lisa casi se desmayó ante lo que vio, pero las manos de Jenny atraparon sus nalgas antes de que pudiera volver a caer al agua… Con los ojos fijos en los de Lisa, Jenny frunció los labios y echó el agua sobre su montículo afeitado.

– “Tienes un bonito coño”, le dijo Jenny… Y luego se inclinó para darle una lenta lamida.

Lisa se quedó sin aliento… Tim se quedó boquiabierto… Y Adam se rió entre dientes.

Aún sosteniendo el culo de Lisa en el aire, Jenny la miró a los ojos con una sonrisa maliciosa, le dijo a mi hijo Adam:

– “Cariño, ¿te importa si me como el coño de tu esclava.

– “¡Adelante… No te cortes!”, respondió Adam de inmediato.

– “Tim, sosténla para mí”, le ordenó Jenny, sin interrumpir el contacto visual con Lisa, cuyo corazón se estaba acelerando.

Tim se puso al lado de Lisa y colocó sus poderosos brazos debajo de ella… La sostuvo suspendida justo sobre el agua como si no pesara nada en absoluto… Adam se metió debajo de su pierna para colocarse en una mejor posición en su lado izquierdo y no perder detalle… Ambos chicos miraron con atención todo, mientras Jenny se inclinaba para comenzar a dar besos lentos y suaves sobre el muslo y la parte interna de los muslos sin pelo de Lisa.

Después de lo que pareció una eternidad para una Lisa que se retorcía de calentura, Jenny tomó ambos dedos índice y le abrió, aún más, los delicados labios de su coño abierto… luego hundió lentamente su puntiaguda lengua en el agujero vaginal.

Los ojos de Lisa se movieron hacia atrás y gimió profundamente… Su cabeza estaba zumbando por el alcohol y el chicle de marihuana que estaba empezando a dar su efecto… Pero la sensación más grande y más alucinante era que la lengua de otra mujer se retorcía dentro de su vagina, enviándola a alturas inesperadas de excitación sáfica… Luego la lengua se deslizó hacia arriba para llegar hasta su clítoris erecto, todavía sensible y ella gritó incontrolablemente.

En algún lugar de su mente, Lisa se maravilló de lo excitada que le hizo estar una joven que le comía su coño… Incluso la primera vez que Adam se lo había hecho, no había sido tan intenso… Confirmó sus sospechas de que Jenny no era ajena a la actividad lesbiana y la forma en que su lengua estaba trabajando sobresu coño era un buen indicador de que estaba en lo cierto… La forma en que lamió y chupó e incluso mordió el tembloroso clítoris de Lisa la hizo llegar al clímax, no una, o incluso dos, sino tres veces en tan solo unos minutos… Y eso sólo lo conseguía una experta.

Después del tercer orgasmo, Jenny salió a tomar aire.

– “Tim, toma tú el control”, le ordeno a su hermano.

Sosteniéndola con una mano debajo de su culo, Tim se agachó y tomó el lugar de su hermana entre las piernas de Lisa… De inmediato atacó su coño chorreante con su propia lengua… Al carecer de la experiencia de su hermana para comer coño, lo compensó con una especie de ataque de fuerza bruta sobre su sensible vulva que la hizo gritar de placer.

Cuando sintió el primer arrebato de lo que pronto sería su quinto orgasmo en los últimos diez minutos, probablemente habría gritado pidiendo piedad si Jenny no se hubiera deslizado junto a ella y le hubiera tapado la boca dandole un beso profundo, apasionado y que le robaba la respiración.

Lisa continuaba sintiendo la aspera lengua de Tim lamiendo su coño… Cuando el beso terminó, estaba apenas sin aliento y tan débil que ni siquiera pudo mascullar una protesta cuando Jenny trepó por el costado de la bañera y se sentó a horcajadas sobre su rostro.

De repente, ese tremendo arbusto de pelos mojados del pubis lo tenía pegado a su rostro… El agua corría por sus mejillas y su barbilla… Su lengua salió disparada en busca del coño de la joven.

– “Oh, sí… Quñe bueno”, ronroneó Jenny, acariciando el pelo de Lisa con ambas manos… – “Adam, cariño, ven aquí y déjame chuparte la polla mientras tu mamá se come mi coño.”

Lisa exploró el coño de Jenny con la punta de su lengua… Y mientras la lamía, vio como Adam le metía su dura polla en la boca de Jenny… Desde ese ángulo, se la vio enorme, mientras Jenny sólo podía tragar aproximadamente un tercio… La chica gimió cuando Lisa introdujo su lengua dentro de su vagina.

Lisa gimió también mientras probaba el semen de su propio hijo que tenía Jenny en el interior de su coño… Cuanto más lamía, Jenny más dilataba… çy cuanto más dilataba más esperma de su hijo le llegaba a su boca mezclada con los flujos de la chica… Luego, encontró la pequeña protuberancia de un clítoris y la atacó con renovado vigor, incluso cuando Tim aún le estaba lamiendo su propio coño con un entusiasmo incesante… No creía que pudiera tener otro orgarmo, pero ver a Adam como se la metía a Jenny en la boca, comer su primer coño y tener la lengua gruesa de Tim atacando su clítoris sobreestimulado, la puso al borde de correrse, una vez más.

De repente, Jenny se estremeció con fuerza, apretando su coño de forma violenta contra la lengua de Lisa que se lo lamía muy rápido… Dejó que la polla húmeda de Adam se deslizara fuera de su boca para descansar en su mejilla mientras chillaba, soltando un chorro de viscosidad caliente en la boca de Lisa… Lisa trago, lamió y chupó desesperadamente, mientras su propio cuerpo se tambaleaba también en otro corrida devastadora… Y ya era su sexta corrida.

Cuando su orgasmo se redujo, Lisa salió de debajo de Jenny y se apartó de Tim… Estaba muy agotada y apenas sin aliento… Se sostuvo débilmente, apoyando su mejilla en el borde del jacuzzi y dejó que su cuerpo cansado flotara en el agua… Con el chicle de marihuana, el alcohol y la cantidad de orgasmosque había tenido, se sentía totalmente agotada.

– “¿Estás bien, Lisa?”, le preguntó Jenny con una risita mientras ella apenas podía hablar… “Vamos, chicos, dejemos que Lisa descanse, y nosotros vamos hacer una Torre Eiffel”… Ante la mirada extrañada de Adam, ella se rió de nuevo… – “¡No te preocupes… Ahora verás como hay que hacerlo… Ponte de rodillas, aquí”, le dijo señalando el lugar.

Adam se arrodilló donde ella le indicó… Jenny se puso de rodillas frente a él y una vez más metió su dura polla en su boca… Mientras tanto, Tim salía del jacuzzi para colocarse detrás de su hermana y meterle, de cuclillas, su gruesa erección dentro de su coño y comenzó a follarla… Luego, inclinandose puso sus manos sobre los hombros de Jenny, sosteniendose así, teniendola clavada al máximo dentro de su coño.

A continuación Tim miró a Adam y le dijo que se pusiera también de cuclillas y se cogiera a sus brazos para no caer, con lo cual su polla quedaba muy metida dentro de la boca de Jenny… Los dos chicos se inclinaban hacia delante y se sujetaban entre si formando los tres cuerpos una especie de triangulo, postura a la que se llaman Torre Eiffel, y en las que la mujer esta tremendamente penetrada por dos pollas, una en la boca y la otra en el coño.

Adam miró primero a Lisa y ésta se rió suavemente y negó con la cabeza… Luego miró a Jenny que con entusiasmo le chupaba su polla mientras Lisa se daba la vuelta lánguidamente y descansaba de costado para que los chorros en la bañera calmaran su cuerpo cansado mientras miraba a los jóvenes follar salvajemente.

El ágil cuerpo de Jenny se veía pequeño entre la forma larguirucha de Adam y la gruesa masa peluda de Tim, pero la chica mamaba y jodia con enérgia… ‘Ella es realmente guapa y sexy, incluso con la cicatriz cubriendo casi la mitad de su cuerpo… Y el vello del coño y sus pequeñas tetas con los pezones perforados la hacen todavía más atractiva’ pensó Lisa… Y eso que nunca se había sentido tan atraída por una mujer antes.

Bueno, cuando estaba haciendo el bachillerato se enamoró de una compañera, que era animadora del equipo de baloncesto aunque nada hubo entre ellas… Para Lisa aquella chica genial en todos los aspectos y encima bonita… De repente, se dio cuenta de lo mucho que Jenny se parecía a aquella compañera.

Después de un rato en el que Tim se la follaba con fuerza su hermana Jenny, ésta deshizo la postura y se giró con rápidez 180º para que Adam fuera ahora quien pudiera follar su coño y Tim metiera su humeda polla en su boca… ‘¡Qué manera de disfrutar!’, pensó Lisa mirando al frio como follaban.

No pasó mucho tiempo en que Jenny pudo resistir esta follada y se corrió otra vez mientras Adam seguía follandose fuerte y rápida… Y casi de inmediato, su hermano Tim, gimiendo le soltó su corrida en la boca… Y Adam se corrió también, como era normal que así sucediera.

Jenny se apartó, tapándose la boca con la mano, para sofocar una risita mientras se metía jacuzzi y se sentaba a horcajadas sobre Lisa… La beso, empujando su lengua en su boca acompañada de una ráfaga de semen salado de Tim… Lisa, abrazo el cuerpo delgado de la chica, besándola y metiendole la lengua, imaginándose que se trataba de aquella compañera que ahora tenía en su mente.

Después de que ambas se tragaron el semen, se separaron y todos fueron al jacuzzi para recuperarse… Luego, Adam fue a la cocina para coger bocadillos y cervezas, para calmar el hambre después de tanta jodienda… Y mientras cogían fuerzas, hubo muchas risas y bromas con todos alegres por el efecto de la bebida y la marihuana.

Pasado un tiempo y ya más recuperados, slieron del jacuzzi y se fueron a la sala de estar, donde practicaron cuántas posiciones sexuales podía hacer un cuarteto… Lisa experimentó su primera doble penetración, con Tim follando su coño y Adam su culo… A Jenny le gustó tanto como vio disfrutar a Lisa, emparedada, que también quiso probarlo… Y eso, a pesar de su aversión de siempre a ser enculada… Pero cuando Adam le dió, por fin, por el culo, demostró gustarle tanto como a Lisa y a partir de entonces se envició.

Más tarde, los chicos jugaron con la nintendo mientras ella y Jenny cocinaban desnudas… Tim bebió en exceso y se durmió en el sofá… Así que ella, Jenny y Adam se ducharon y fueron al dormitorio de Lisa para seguir disfrutando de un amoroso trío antes de quedarse dormido con Adam en medio de las dos mujeres.

En algún momento de la noche, Lisa se despertó y vio como su hijo Adam y Jenny estaban follando en la cama junto a ella… Les sonrió y disfrutó de sus sonidos íntimos mientras volvía a dormirse… Mañana había que trabajar y estaba muy agotada.

Por la mañana, se levantó temprano para arreglarse e ir al trabajo, dejándolos a los dos desnudos en la cama pensando en que seguirían follando… Lisa ya no sentía ningún tipo de envidia, después de haber tenido a su hijo Adam para ella todo el verano… Estaba realmente feliz de que los dos se hubieran encontrado y que compartieran todo, incluido a Tim, a quien ya encontró despierto y le dio un rápido pero buen palpeo y besos antes de irse.

Al regresar a casa, Lisa se sintió feliz de ver que los hermanos todavía estaban allí, y de hecho, pasaron toda la semana con ellos.

En ese tiempo su hijo se la folló cada vez menos, ya que él y Jenny eran inseparables… Así que optó por acercarse más a Tim, compartiendo su cama con él cuando Jenny se pasó a la habitación de Adam para disfrutar de sexo los dos solos.

Sin embargo, a pesar de dormir en habitaciones separadas, los cuatro aún se divirtieron mucho, especialmente el siguiente domingo, cuando Lisa y Jenny aceptaron el papel de esclavas por un día… Y disfrutaron tanto que lo estuvieron repitiendo durante bastante tiempo…

F I N

© yanine10 ([email protected])

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir