LA CONOCI EN LA CALLE: YO 44, ELLA 18

LA CONOCI EN LA CALLE: YO 44, ELLA 18
Esta historia es real, tengo 44 años y soy casado, no puedo decir en que ciudad vivo por obvias razones, pero puedo decirles que por mi trabajo ando mucho en la calle. En una ocasión iba transitando por la calle sobre un boulevard y en un crucero (semáforo) estaba una muchachita volanteando (repartiendo tarjetas de un negocio) la vi muy jovencita, después supe que tenia 18 añitos.
Pase en mi carro por el lugar ella me dio una tarjeta del negocio que estaba promocionando. Eran como las 5 de la tarde, hacia mucho calor, en mi ciudad a veces la temperatura alcanza mas de 45 grados centígrados, asi que ella andaba en short y blusita y además estaba toda sudada por el gran calor que hacia pero se veía mas o menos chula, no muy bonita pero tenia lo suyo.
Me retire del lugar cuando el semáforo cambio a verde, pero el morbo me atrapo y sentí un calorcito que me hizo regresar al lugar inmediatamente.
Sin perderla de vista regrese y calcule el semáforo para que se pusiera en rojo y le llame, le pregunte que si cuanto ganaba repartiendo las tarjetas y me dijo que le pagaban 100 pesos mexicanos (unos 7 dólares) por hora. le dije que si se quería ganar 500 pesos, unos 30 dólares, y me pregunto que si que tenia que hacer y le dije que irse conmigo a dar la vuelta en vez de estar repartiendo tarjetas.
Por un momento pensé que se iba a ofender, pero me dijo que si le gustaría ganar dinero pero que sus hermanos estaban con ella ciudandola en otro semáforo cerca de ahí, asi que solo me dio su teléfono y me dijo que le marcara luego. Asi que me retire del lugar con el numero grabado en mi ceuluar y ahí quedo la cosa.
Al dia siguiente por la tarde le marque por celular y me contesto agitada se oia mucho ruido pues parecía que estaba en la calle y asi era, de nuevo estaba trabajando repartiendo volantes y le dije que si quería ganarse el dinero que le había ofrecido. Me respondio que si, que necesitaba dinero pues tenia un bebe que necesitaba pañales y leche. Asi que me me dirigi a un centro comercial cerca de donde estaba y ahí la espere. No tardo mucho en llegar, se subio a mi carro y comenzamos a platicar.
Venia toda sudada pero en short y blusita. Solo de imaginar su cuerpo sudadito, su panochita apestocita por el sudor me excite. Le pregunte su edad y me dijo que tenia 18, como no le crei le pedi que me mostrara su credencial de mayoría de edad. Y si tenia 18 años recién cumplidos, me conto que tenia una bebe de 1 año y que no tenia esposo pues vivía con su mama. Le pregunte que si quería ir a un hotel a coger y me dijo que no acostumbraba a hacer eso pero que le urgia el dinero.
Lo cual me dice que ya lo había hecho anteriormente. Llegamos al hotel y al entrar se metio a bañar, yo ya me había bañado antes de salir de mi casa asi que la espere, salio envuelta en una toalla de esas de motel, chaparrita de menos de 1.60 de estatura con el pelo suelto parecía una muchachita de 15 años sin pintura, tenia unas tetas paraditas.
Lo primero que hice fue quitarle la toalla y comencé a mamarle las tetas y eso la hizo reaccionar, al tiempo que le acariciaba sus nalgas suavemente, ella estaba de pie al filo de la cama y yo sentado. Le roce su panochita bien rasuradita con mis dedos y comenzó a respirar mas rápido, le pregunte que si tenia sexo regularmente y me dijo que no, que tenia varios meses sin coger pues no quería relaciones serias y que nadie le haba ofrecido ayuda.
Sin pedírselo se hinco y yo sentado en la orilla de la cama, comenzó a mamarmela delicioso muy suave, a pesar de sus 18 años recién cumplidos conocía el arte de mamar una verga suave hasta ponerla bien dura, luego comenzó a pasar su lengua por mi miembro ya bien erecto de arriba a abajo y le dije que si le gustaba chuparla y con una sonrisa y la mirada directa a mis ojo pero sin dejar de rozar mi verga con su lengua, me contesto que si.
Después la recosté en la cama y comenze a olerle la panocha ya mojadita sin tocarla solo con la respiración y sentí como se retorcia en espera de mi lengua, la cual meti directamente en su rajita y sentí el jugo acido y caliente que salía de ella. Le mame el culito y eso la excito mucho, le pregunte que que si le gustaba por el ano y me dijo que solo lo había hecho un par de veces pero que le dolio mucho pero que la excitaba.
En posición de misionero comencé a cogérmela, para mi era el cielo, como si me estuviera cogiendo a una quinceañera, la bese y me correspondio, ya estaba bien caliente y nos besamos muy rico de lengua. Ese dia traía yo mucha energía, pues recuerden que tengo 44 años y ella 18, asi que me la cogi duro durante varios minutos y luego la puse de perrito contra el espejo de la pared y le dije que volteara hacia el espejo y me mirara mientras le daba duro en la panocha.
De repente me detuve y comencé a mamarle el culito y le meti la lengua y en eso me dijo que si quería me la podía coger por el ano que se le antojaba, lo intente pero estaba demasiado apretado asi que la verdad me dio miedo lastimarme yo pues ya me ha pasado al tatar de forzar la entrada, asi que desisti y segui bombeando de perrito y disfrutando de esa jovencita.
Dure tanto que me pregunto que si yo tenia mucho sexo y le pregunte que si porque, y me dijo que nunca se la habían cogido por tanto tiempo sin parar y sin venirse. Solo me rei y segui bombeando, en eso le pregunte si me dejaría venirme en su boca y sorpresivamente me dijo que si “me has cogido tanto y tan rico que te lo mereces”, dijo de una manera muy picara.
Cuando estuve listo para eyacular le pedi que se hincara en el piso alfombrado y abrió la boca sacando la lengua asi que podía ver su campanilla, me masturbe hasta que salio el chorro de mecos directo a su boca y creo que le llego hasta la garganta pero ella no se quito y me espero pacientemente con la boca abierta hasta que saque la ultima gota de leche. No se la trago y la escupio en el baño pues dijo que no le gustaba.
Terminamos y nos acostamos un rato, platicamos de varias cosas y le diije si podíamos coger en otra ocasión y me dijo que si que cuando yo quisiera que le hablara por celular. De nuevo le hable como a los 10 días y volvimos a coger muy delicioso pero después ya no volvi a llamarle. con el tiempo vi su foto en un anuncio en internet, se estaba vendiendo por mil pesos, unos 60 dólares, y se anunciaba como una niña de 18 años recién iniciada en la prostitución, solo mire el anuncio con una risa…

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir