Con el taxista

Anal

Con el taxista
Con el taxista
Una noche saliendo de un bar ya algo ebrios una amiga y yo nos divertimos junto con el taxista. Ella es una chica pequeña, de cabello castaño claro y unas tetas muy grandes, areolas rosadas y pezones pequeños.
Durante el trayecto comenzamos a besarnos y le empecé a meter mano, ella tenía un vestido ligero, corto y de tirantes, le acariciaba las tetas, y mientras le lamia el cuello, le desabroche el sujetador, le corrí los tirantes. Al principio le daba pena que la vieran, me va a ver las tetas me decía, y le respondía que estaban re buenas, se las saque del escote y sus pezones ya estaban parados, y empezaba a humedecer sus calzones, mientras se las acariciaba y se las lubricaba con mi saliva, miraba de reojo el retrovisor donde podía ver que el taxista no perdía vista de ese manjar de tetas, ella se dio cuenta que la miraban y me decía no me deja de mirar las tetas, pero si están deliciosas además te están empapando solo de decírmelo, me dijo que nunca había puteado en un taxi y que se estaba excitando de que la vieran, seguí jugando con sus tetas y acariciándola sobre el calzón que ya estaba un poco mojado, ha este cabrón seguro ya se le antojaron tus tetas y la ha de traer bien dura mirándote, ella se excitaba cuando le recordaba que la andaban mirando y deseando, ¿tú quieres que me las chupen?, cuando me dijo esto me prendió muchísimo y es que imaginar ver como perdía el recató y era disfrutada por un desconocido me calentó.
¿Quieres que te las chupen? Le pregunte, no me respondió, pero ella ya se acariciaba las tetas de forma que la pudiera disfrutar totalmente el conductor, ¿quieres ver cómo me las chupan? Me susurro al oído y sin pensarlo le dije déjame verlo, se colocó de frente, de tal manera que ambas tetas fueran fácilmente vistas por el taxista y le pregunto sin vergüenza ¿te gustan? El chico que no le había quitado los ojos desde que se dejó ver las tetas le respondió sencillamente que claro que sí, que estaban re buenas, ella titubeo un poco y me volteo a ver, y por mi mirada lasciva lo volvió a mirar y le pregunto ¿me las quieres chupar?, al escuchar esto un rush de adrenalina y excitación recorrió mi cuerpo, el chico dobló en una calle lateral y en el primer alto, se volteó, tomo con una mano una de las tetas y se metió el pezón en su boca, succionando, lamiendo y mojándole todo el pecho, ella gimió entre dolor y placer, ey despacio le dije, y continuo su faena de forma más controlada, ella gemía y gemía, cuando dejo de chupar ese manjar tenía el pezón de roca, todavía te falta el otro le dije, ella tomo su otra teta y se la ofreció, el taxista la tomo con sus manos y de nuevo empezó a comer ese exquisito pezón, dejándolo húmedo y brillante con su saliva, entonces acaricie su entrepierna que estaba empapada, se había excitado demasiado que un desconocido la estuviera disfrutando, la empecé a masturbar y ella suspiraba caliente de verga
C
Cuando llegamos a su casa el taxista se detuvo en la calle, y le pregunte si quería que la tocaran hasta que se viniera y me dijo que si, le comente eso a nuestro amigo, quien sin dudarlo le paso la mano en la entrepierna y continuo lo que yo había empezado, ella estaba muy prendida y dijo que tenía ganas de ver que tan dura teníamos las vergas, así que nuestro amigo taxista apagó el carro y se pasó al asiento de atrás, ella estaba en medio y comenzó a jalarnos la verga a ambos, dudo un momento si se la chupaba pero la anime a que lo hiciera, y pude ver el espectáculo que como le comía la verga, ella estaba muy concentrada en hacer venir al chico y yo me masturbaba con el show, tras mamársela un rato, el tipo dijo que ya se iba a venir y ella aceptó la corrida en su cara, una buena eyaculación le lleno el rostro, y verla con tanto semen me hizo venir a mí también y le tire mi leche en su cara, al final quedo con dos corridas en su rostro, nos miraba con ojos de puta, deseosa de más verga, le pagamos y se fue y yo me quede en su casa, subimos al cuarto de su hermana que estaba de viaje y ahí le di por el culo mientras me contaba las veces que había escuchado a su hermana coger en su cuarto y pedir verga, ella estaba muy excitada y caliente, le pregunta si sabía si su hermana tenia juguetes en su cuarto, pero no sabía, así que pare la cogida un rato y busque en sus cajones, y ahí donde su hermana guardaba las tangas tenía un dilo, condones y lubricantes y terminamos usando el dildo, la penetre con mi verga en el culo y el dildo en su vagina, mientras le preguntaba si le gustaría que le hicieran doble penetración, y ella me decía que fantaseaba con que se la cogieran entre dos cabrones y se vinieran dentro, en su culo y su vagina, excitado me volví a correr dentro de su culo, y al salir miraba el hoyo abierto y lleno de semen y ella bien servida y agotada.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir